Skip Navigation  
Teacher Terence Li with two students

Ex-alumno del SFUSD y de Stanford regresa al Distrito Escolar para enseñar

03/06/14

En su primer año como maestro, Terence Li comenzó el ciclo escolar con 11 alumnos en su aula de 3º grado en el Centro de Educación Chino. Ahora tiene 18 alumnos, de los cuales ninguno ha estado en los Estados Unidos por más de un año. Pronto su clase tendrá otro estudiante nuevo que acaba de llegar a los Estados Unidos. El Centro de Educación Chino está diseñado para servir a los recién llegados de China quienes llegan durante todo el año, y que están en edad de entrar a la escuela primaria.

Navegando entre culturas

Aunque la familia de Li emigró desde China a San Francisco unos años antes de que él naciera, su familia siempre habló cantonés en casa, y por eso él entiende lo que es navegar entre dos culturas distintas.

"Me siento afortunado de haber asistido a la Escuela Primaria Jean Parker, y la Escuela Intermedia Francisco, ambas escuelas en el SFUSD, donde el personal se pudo comunicar con mis padres en cantonés,", dice Li.

Haciendo conexiones

Desde su graduación del octavo grado, y cuando Li estaba en camino a la Escuela Secundaria Mission, él ya estaba enfocado en entrar a la universidad. Aunque la escuela secundaria estaba fuera de la zona de Chinatown donde cursó la primaria y la intermedia, él dice que estaba feliz de ir a la Escuela Secundaria de la Missión, porque después de visitar la escuela, él y sus padres sabían con certeza que la escuela tenía el tipo de apoyo que Li necesitaría para entrar a la universidad.

Y tuvieron razón. Cuando estaba en el 12º grado, Li fue aceptado en varios colegios y universidades. Eligió la Universidad de Stanford donde estudió Biología Humana, Chino, y Educación.

"Mi ingreso a Stanford se lo atribuiría a mi disposición a escuchar consejos y sugerencias de mis maestros. Tener una comunicación abierta con los adultos en la escuela me ayudó a establecer conexiones valiosas", dice Li.

"Siento que mucho de mi éxito en la escuela fue el resultado de hablar con la gente, y ser lo suficientemente humilde como para pedir ayuda".

Li dice que su programa para después de clases en la Escuela Francisco, le ayudó a aprender a relacionarse bien con gente de diferentes orígenes.

El programa para después de clases tenía una abundancia de actividades diferentes, por medio de las cuales personas de muchas culturas diferentes visitaban la escuela: Capoeira, artes marciales, torneos deportivos, clases de cocina y juegos de mesa. Li dijo que se inscribió a cuantas actividades le fue posible.

"El programa para después de clases en la Escuela Francisco me impulsó a conectarme con otras personas. Tuve el valor de salir de mi zona de comodidad, y conté con mucha ayuda en el camino".

Encontrar una chispa de impulso a través del servicio

Durante la secundaria, Li volvió a la Escuela Intermedia Francisco como voluntario en un programa de educación al aire libre. Durante este periodo él se dio cuenta de que podía influenciar a gente más joven, y comprendió que podría tener un efecto positivo.

"Durante un paseo para una noche, le enseñé a los estudiantes algunas cosas que mis padres me habían enseñado acerca de cómo mantener los zapatos y las cosas en orden. En ese momento me di cuenta de que yo puedo influenciar a otras personas".

"En la universidad, había algo que yo tenía muchos deseos de hacer... compartir mis experiencias y hacer lo posible para que otros compartieran las de ellos."

Li dice que sus padres apoyan plenamente su elección de enseñar.

"Mis padres son extremadamente solidarios con mi decisión de ser maestro. Creo que vieron que esto me entusiasma, y me han dado su apoyo todo el tiempo".

Crear un ambiente seguro para los Estudiantes del Idioma Inglés

Cuando Li se certificó como maestro, él dice que buscó un lugar para enseñar en SFUSD donde sintió que tendría un gran impacto.

"Me di cuenta de que mi gran habilidad para hablar chino podría ser muy útil en San Francisco, y no debería desperdiciarla", dice Li. Dice que la decisión que tuvo que tomar fue entre enseñarles a los angloparlantes a hablar chino, o enseñarles inglés a las personas que hablan chino.

"He decidido que realmente puedo ayudar a las personas que hablan chino, y que están aprendiendo inglés. Tiene que haber una transición porque esto es completamente nuevo para los estudiantes. Estoy intentando crear un ambiente seguro donde los estudiantes traten de aprender".

En los seis meses iniciales de su primer año como maestro, Li dice que ha llegado a conocer a sus alumnos. También siente que tiene buena comunicación con los padres de familia, y está encontrando formas para que participen en su aula.

"Hacemos del aula un lugar seguro, pero una vez que salen de ella, es más difícil encontrar un lugar seguro para usar el idioma. Tenemos un año para prepararlos, y luego la mayoría de ellos pasan a un programa general en inglés".

El director del Centro de Educación Chino, Victor Tam, dice que la pasión de Li lo impresionó de gran manera, y que Li continúa igual de apasionado.

"Li se esfuerza un 110%. Él asiste aquellos que no cuentan con apoyo. Es el primer profesor que estos niños tienen en los Estados Unidos. Él ayudará a encausar estos chicos.